Volver a la página de inicio Saltar directo al contenido

Logo: Fundación Alemana para la Investigación Científica (DFG) - Ir a página inicial Deutsche Forschungsgemeinschaft

Cooperación internacional y tecnología revolucionan investigaciones arqueológicas en el estado de Piauí

Grupo de jóvenes de la etnia Xukuru-Kariri visita la exposición
Visualizar galería de fotos

Grupo de jóvenes de la etnia Xukuru-Kariri visita la exposición

© DFG

(01/08/2018) Las bellas fotografías del Parque Nacional de la Sierra de la Capibara despertaron el interés del público en la 70.ª Reunión Anual de la SBPC con respecto a la prehistoria y a la biodiversidad de ese lugar. Exhibidas por primera vez en Brasil, las imágenes forman parte de la exposición “Serra da Capivara – os mais antigos vestígios da povoação na América?” [Sierra de la Capibara: ¿los más antiguos vestigios de la población en América?], realizada entre los días 23 y 27 de julio en la Universidad Federal de Alagoas (UFAL), en Maceió.

Aproximadamente 60 personas asistieron a la ceremonia de apertura de la muestra, promovida por la Oficina de la DFG para América Latina. En el evento, el arqueólogo Prof. Demétrio Mutzenberg, de la Fundación Museo del Hombre Americano (FUNDHAM), el fotoperiodista autor de la exposición, André Pessoa, y el historiador e idealizador de la muestra, Uwe Weibrecht, dialogaron sobre las investigaciones que buscan entender la historia de la población de América.

En la década de 1980, la Sierra de la Capibara, en el estado de Piauí, fue escenario de las excavaciones arqueológicas lideradas por la Prof. Niéde Guidon que encontraron, posiblemente, los indicios más antiguos de la presencia humana en América. En 1986, su primer artículo publicado en la revista Natura databa los hallazgos con 32 000 años, lo que contrariaba la teoría vigente de que el hombre había llegado a América, como máximo, 15 000 años atrás. Hasta entonces, los vestigios antrópicos aceptados como más antiguos eran los de la Cultura Clovis, en la región que actualmente corresponde al estado de Nuevo México, en los Estados Unidos, datados con 12 000 años.

“La mayor parte de los investigadores interrumpía las excavaciones cuando llegaba a las capas de 10 000 a 12 000 años, porque tenía la seguridad de que no encontraría más nada. Pero la obstinada Niéde fue más allá. Su hallazgo, en aquella época, era un indicio aislado, no había otros alrededor datados con la misma edad y la investigadora fue muy desacreditada”, declaró Pessoa, que desde hace 25 años sigue de cerca y registra las investigaciones realizadas en la Sierra de la Capibara.

Actualmente, la Arqueología ya no acepta la teoría de Clovis como única opción y entiende que el proceso de ocupación de América fue mucho más complejo. “A medida que surgen más datos y vestigios, la idea de que esa teoría no tiene respaldo cobra más fuerza. En aquel período, el descubrimiento de Niéde era solo una pieza suelta de un rompecabezas. Ya no podemos considerar esos indicios como hechos inexplicables. Tenemos que continuar buscando las demás piezas, que están en todo el semiárido del nordeste de Brasil, en Chile, en México, en los Estados Unidos”, opinó el Prof. Mutzenberg en la ceremonia de apertura.

No faltará trabajo a los científicos interesados en encontrarlas, frente al potencial aún sin explorar del interior del nordeste de Brasil, principalmente el estado de Piauí. “Esa región siempre fue víctima de un prejuicio asociado con el subdesarrollo y el atraso social, pero es también donde se encuentra el mayor territorio conservado de caatinga en el mundo. Cuando la ciencia llega a ese lugar, descubre en la caatinga un lugar rico, repleto de biodiversidad y lleno de secretos por descubrir”, declaró Pessoa. El fotógrafo atribuye la mayor preservación ambiental y de los sitios arqueológicos a la ausencia de grandes proyectos de desarrollo en el estado, a diferencia de los vecinos estados de Pernambuco, Bahía y Ceará.

Visitante mira el documental en el estand del DWIH São Paulo
Visualizar galería de fotos

Visitante mira el documental en el estand del DWIH São Paulo

© DFG

Sin embargo, la alternancia de temperatura entre el día y la noche, típica del clima de la caatinga, provoca grietas en las rocas, que desprenden placas de las paredes con pinturas rupestres. Estos daños, causados por los impactos ambientales, están borrando las imágenes prehistóricas. Para conservar el patrimonio, investigadores de la FUNDHAM, entre ellos el Prof. Mutzenberg, están utilizando técnicas de documentación tridimensionales y georreferenciadas.

De los más de 800 sitios arqueológicos del parque ya se documentaron 200 con estas técnicas, que permiten la medición de superficies irregulares como las rocas, así como mensurar la profundidad de las pinturas. El resultado es un conjunto de datos como videos, fotografías y modelos 3D de alta precisión, a partir de los cuales se pueden analizar las degradaciones a lo largo del tiempo y planificar la prevención y el control de las amenazas al patrimonio cultural.

El trabajo del fotógrafo André Pessoa desempeña un importante papel en ese proceso: la planificación del escaneado en 3D se realiza a partir del análisis del registro fotográfico digital en alta resolución. En los casos más complejos, el cruce de los registros bidimensionales y de las proyecciones 3D posibilita proponer nuevas interpretaciones de los dibujos.

La posición geográfica de cada sitio arqueológico en la superficie terrestre permite integrarlos con bases de datos nacionales y regionales. La base del semiárido del nordeste de Brasil reúne más de 2300 sitios registrados, con un vasto material que puede ser explotado por las próximas generaciones de investigadores. De acuerdo con Mutzenberg, a partir de estas informaciones es posible crear estadísticas y reconocer patrones en las pinturas. Identificar las semejanzas y las diferencias entre los dibujos permitiría entender mejor de qué manera el hombre prehistórico ocupó la región y por qué ruta.

“Juntar las piezas del rompecabezas para desentrañar el misterio está en sus manos, jóvenes científicos, y en las manos de las próximas generaciones. Es muy importante que, además de los brasileños, se sumen otros investigadores a esta búsqueda para expandir la cooperación científica internacional, como la DFG lo hace”, declaró Uwe Weibrecht, moderador del evento e idealizador de la exposición fotográfica.

La DFG apoyó, en el año 2014, la colaboración entre investigadores de la FUNDHAM y del Instituto Alemán de Arqueología (DAI). “Esperamos que, en el futuro, nos sea posible presentar más proyectos bilaterales con la misma importancia que este”, declaró la Dra. Kathrin Winkler, directora de la Oficina de la DFG para América Latina.

Además de conquistar al público de la Reunión Anual de la SBPC, la exposición también tuvo repercusión en los medios y fue tema de un reportaje en vivo en el programa Bom Dia Alagoas, telediario matutino de la TV Gazeta, afiliada a la TV Globo. Vea el video Externer Linkaquí.