Volver a la página de inicio Saltar directo al contenido

Logo: Fundación Alemana para la Investigación Científica (DFG) - Ir a página inicial Deutsche Forschungsgemeinschaft

En la reunión anual de la SBPC, la DFG y sus socios, discuten las próximas actividades en conjunto

Jaime Ramírez, rector de la UFMG; Abílio Neves, presidente de la Capes; Dietrich Halm, director de cooperación internacional de la DFG con América Latina; y Luiz Roberto Curi, del MCTIC

Jaime Ramírez, rector de la UFMG; Abílio Neves, presidente de la Capes; Dietrich Halm, director de cooperación internacional de la DFG con América Latina; y Luiz Roberto Curi, del MCTIC

© DFG

(26/07/2017) Del 16 al 22 de julio, la comunidad científica brasilera, se reunió en Belo Horizonte para apreciar la intensa programación de la 69ª Reunión Anual de la Sociedad Brasilera para el Progreso de la Ciencia (SBPC). Cerca de 15 mil personas, entre estudiantes de grado, de posgrado, investigadores, profesores y gestores de instituciones educativas, investigación y fomento a la ciencia, participaron del evento realizado en la Universidad Federal de Minas Gerais (UFMG). A lo largo de una semana de conferencias científicas, debates y mini cursos, el campus de la Pampulha, se tornó el palco de discusiones agitadas sobre las consecuencias de la crisis política y económica para el desarrollo de la ciencia, tecnología e innovación en Brasil. El evento fue marcado por manifestaciones en defensa de la recuperación de recursos del sector, luego de las reiteradas reducciones de inversiones públicas en los últimos años, finalizando con un corte del 44% en el presupuesto del Ministerio de Ciencia, Tecnología, Innovaciones y Comunicaciones (MCTIC) para 2017, a fines de marzo.

En el evento, representantes de la DFG se pudieron reunir con instituciones asociadas en Brasil para discutir sobre los desafíos delante del contexto actual y definir, a pesar de las políticas de contingencia, los próximos pasos, no solo para mantener, como también para profundizar la cooperación entre investigadores brasileros y alemanes. Se encuentran en fase de planeación, llamadas en áreas específicas entre el Consejo Nacional de Desarrollo Científico y Tecnológico (CNPq) y la Coordinación de Perfeccionamiento de Personal del Nivel Superior (Capes) en conjunto. Uno de los objetivos es el de incentivar la formación de nuevas redes de investigación temáticas, dentro de las cuales pueden ser fomentados proyectos individuales, realizados en conjunto por investigadores alemanes y brasileros. Junto a la Fundación de Amparo a la Pesquisa del Estado de Minas Gerais (Fapemig) se ha reafirmado el acuerdo bilateral para el financiamiento de proyectos de investigadores del estado de Minas Gerais con socios alemanes.

El stand del DWIH-SP informó al público sobre las oportunidades de investigación en Alemania

El stand del DWIH-SP informó al público sobre las oportunidades de investigación en Alemania

© DFG

Al lado de la DFG, integrando una delegación organizada por el Centro Alemán de Ciencia e Innovación de São Paulo (DWIH-SP), representantes de universidades alemanas y del Servicio Alemán de Intercambio Académico (DAAD) participaron también de la Reunión Anual. En un stand en el área de exposiciones, fueron ofrecidas informaciones al público sobre las oportunidades de pesquisa en Alemania, becas y posibilidades de cooperación con instituciones e investigadores del país. “Alemania ya es un gran socio de Brasil en ciencia y tecnología. La presencia de las instituciones alemanas en la SBPC es fundamental para que continuemos con esta estrecha relación en el futuro, especialmente porque posibilita la conexión y la aproximación de jóvenes investigadores brasileros”, declaró Evaldo Vilela, presidente de la Fapemig, en su visita al stand.

La importancia de la asociación con Alemania fue igualmente destacada en la reunión realizada entre la delegación alemana y la rectoría de la UFMG. Luego de completar su aniversario de 90 años, la universidad tiene como meta para los próximos años, ampliar las medidas para la internacionalización de la institución. “Hoy tenemos más de 40 cooperaciones con universidades alemanas. Aproximarnos cada vez más, es una de nuestras prioridades”, declaró el rector Jaime Ramírez. Dentro de las aspiraciones, está la de implementar un programa para recibir profesores alemanes. “También queremos que la DFG y la Fapemig tengan una excelente reunión y continúen colaborando”, agregó, enfatizando la importancia para la UFMG del acuerdo entre la DFG y la institución de fomento local (en el último año 838 proyectos ejecutados en la UFMG fueron financiados por la Fapemig).

La delegación alemana se reunió con el rector Jaime Ramírez (2º a la izq.) durante la SBPC

La delegación alemana se reunió con el rector Jaime Ramírez (2º a la izq.) durante la SBPC

© UFMG

Destaques de la SBPC – Perspectivas frente a la crisis
Intensificar el apoyo a la internacionalización en las universidades brasileras también es uno de los objetivos de la Capes, que deberá lanzar todavía este año un edicto con este foco, para ser implementado a partir del 2018. Actuando como un sucesor de Ciencias sin Fronteras, el nuevo programa “Más Ciencia, Más Desarrollo” actuará en una nueva frente: no se restringirá a la movilidad y le dará más autonomía a las universidades. Capes financiará, a lo largo de los próximos cuatro años, planos elaborados internamente por las universidades, que lleven en consideración las demandas específicas de cada institución, para la ampliación del cuadro de cooperación e inserción internacional. Además de la nueva iniciativa, el programa vigente de internacionalización de la posgraduación, se mantendrá y podrá atender a las instituciones no contempladas en el edicto con ofertas de becas de doctorado pleno, doctorado sanduíche y posdoctorado. “Este año la CAPES concedió 4.600 becas de doctorado sanduíche, que representa la mitad de las becas en esta modalidad concedidas en los cuatro años de Ciencias sin Fronteras”, declaró Abílio Neves, presidente de la Capes, en su charla en la SBPC.

Datos presentados en esta ocasión, revelan que del total de 213 mil estudiantes de posgraduación en Brasil, cerca de 100 mil cuentan con ayuda de la Capes. Según Neves, este escenario es posible porque el órgano ligado al Ministerio de Educación dispone de un presupuesto de 120 mil millones y consiguió, en parte, protegerse de los cortes de inversión a la ciencia. Para este año, mismo con la reducción de 500 mil millones, el presupuesto de 4,5 mil millones de reales de la Capes es casi el doble que el del MCTIC. El presidente reconoce este desequilibrio como problemático, una vez que la Capes, a través de la concesión de becas de apoyo a la posgraduación, financia a las personas pero no dispone propiamente de recursos para la realización de proyectos científicos. “No existe formación de recursos humanos sin recursos para investigar. Es necesario recuperar el presupuesto del MCTIC y sus institutos y agencias CNPq y Finep”, declaró.

En este contexto, de escasez de recursos públicos para la ciencia, el lanzamiento en la SBPC de la primera fundación brasilera privada de fomento a la investigación, atrajo la atención de los investigadores presentes. Con una sala llena, la fundación Serrapilheira presentó públicamente su primer llamado. Registrada como una asociación civil sin fines de lucro, la institución se encuadra dentro del tercer sector y dispone de un presupuesto anual de 15 millones de reales para el financiamiento de pesquisas y divulgación científica. En una primera fase, a partir de la lógica “Seed Money”, serán financiados 70 proyectos de las ciencias exactas y biológicas por el período de un año. Luego, 10 a 20 proyectos de destaque recibirán hasta un millón por 3 años más. Según el director, Hugo Aguilaniu, la seguridad de los recursos (obtenidos del rendimiento financiero de un fondo patrimonial privado de 350 millones), la desburocratización de los cronogramas de investigación y la garantía de flexibilización y autonomía del investigador para la división y gestión de los recursos recibidos, serían los grandes diferenciales de la nueva institución en relación a las tradicionales agencias públicas de fomento brasileras.