Volver a la página de inicio Saltar directo al contenido

Logo: Fundación Alemana para la Investigación Científica (DFG) - Ir a página inicial Deutsche Forschungsgemeinschaft

Visita de la DFG a Costa Rica reanuda diálogo con posibles aliados locales

En las visitas a las instituciones costarricenses la delegación de la DFG presentó sus instrumentos de fomento y las posibilidades de cooperación internacional

En las visitas a las instituciones costarricenses la delegación de la DFG presentó sus instrumentos de fomento y las posibilidades de cooperación internacional

© DFG

(02/01/2018) Con el objetivo de conocer mejor el potencial científico costarricense y estudiar las posibilidades de fomento a proyectos bilaterales entre investigadores de Costa Rica y de Alemania, una delegación de la DFG vistió el país centroamericano a comienzos de diciembre. Durante cuatro días, Dietrich Halm, director de asuntos internacionales para América Latina y el Caribe de la DFG en Bonn, y Kathrin Winkler, directora de la oficina de la DFG para América Latina en San Pablo, mantuvieron reuniones con representantes de las agencias de fomento y de universidades en las ciudades de San José, Alajuela y Cartago.

Conocido en todo el mundo por su exuberante biodiversidad y bellezas naturales, el tercer país más pequeño de América Central también ha adquirido relieve por su constante crecimiento económico, estabilidad política y significantes inversiones en educación y ciencias a lo largo de la última década —en 2017, casi el 8 % del PIB costarricense se invirtió en ese sector—. Costa Rica se enorgullece hoy por hoy de contar con la segunda menor tasa de analfabetismo de la región — después de Cuba— y de su sólido sistema de educación superior: en América Latina, solo Uruguay y Chile tienen más estudiantes por cada cien mil habitantes. Este escenario contribuyó positivamente al desarrollo de la ciencia en este país y, como consecuencia, a un nuevo acercamiento entre la DFG e instituciones costarricenses.

A partir de 2016, bajo el mando presidencial de la profesora Giselle Tamayo Castillo, exbecaria del DAAD, el Consejo Nacional para Investigaciones Científicas y Tecnológicas (CONICIT) de Costa Rica demostró un gran interés por fortalecer cooperaciones internacionales, especialmente con Alemania, lo que contribuyó a la reanudación del contacto con la DFG.

Desde 1991 la DFG mantiene un acuerdo de cooperación con el CONICIT, aunque nunca se fomentaron proyectos bilaterales en forma conjunta. “Trabajamos ahora para que este acuerdo se convierta en una herramienta activa de financiación de proyectos de investigaciones germano-costarricenses”, declaró Dietrich Halm.

CONICIT es la agencia que se dedica al fomento de la investigación y de los jóvenes investigadores en Costa Rica. A pesar de ser administrativamente autónoma, su presupuesto procede mayoritariamente del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Telecomunicaciones (MICITT) y una parte menor, dirigida a investigaciones temáticas de interés nacional, es provista directamente por el gobierno federal costarricense por medio de recursos del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). El día 6 de diciembre, reunidos en la sede del Consejo, en la capital de San José, la delegación de la DFG y la presidenta Castillo, el secretario general, Arturo Vicente León, y el coordinador, Max Cerdas López, discutieron posibles estrategias para hacer que el fomento bilateral sea una realidad. Entre otras medidas, se consideró la financiación conjunta de talleres de iniciación a la cooperación científica —un instrumento que contribuirá al fortalecimiento de los contratos que ya están en vigor entre los investigadores de Alemania y  Costa Rica.

Además del CONICIT, otra organización importante del escenario científico costarricense es el Consejo Nacional de Rectores (CONARE) con el que la delegación de la DFG también pudo reunirse para trazar perspectivas de cooperación. Formado por las cinco universidades públicas del país, el consejo actúa de forma independiente al gobierno y es responsable por la distribución y división de los recursos públicos entre las universidades miembros, lo que incluye fondos para el fomento de investigación. Entre los presentes en el encuentro con la DFG en San José se encontraban los rectores de la Universidad de Costa Rica (UCR), del Tecnológico de Costa Rica (TEC), de la Universidad Nacional (UNA), de la Universidad Técnica Nacional (UTN) y de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED). En la reunión se manifestó el interés de la DFG y del CONARE en fomentar conjuntamente proyectos de iniciación y cooperación internacional, como talleres bilaterales según el modelo de flujo continuo, de modo que se pueda someter las propuestas a las agencias en cualquier momento sin límite de plazo ni periodo de inscripción. Desde entonces, los diálogos y las negociaciones siguen en marcha con el objetivo de concretar el fomento conjunto de proyectos aún en 2018.

De las 64 instituciones de enseñanza de Costa Rica solo estas cinco universidades (miembros del CONARE) son públicas y únicas responsables por casi toda la investigación científica realizada en el país. Estas universidades concentran más de la mitad de los institutos de investigación y de los estudiantes costarricenses. Debido a las exigencias legales, el presupuesto anual de estas universidades públicas no puede ser inferior al importe del año anterior, lo que les garantiza estabilidad financiera y autonomía de planificación y gestión. Sin embargo, para recibir realmente aumentos significativos en el financiamiento, muchas veces es necesario, a través del CONARE, negociar de forma directa y dura con el gobierno. Actualmente, cerca del 18% de la investigación realizada en el país se la encarga al gobierno y el 55% sirven para fines únicamente científicos. El resto de la investigación desarrollada está vinculada al sector productivo, a las ONGs y a otras instituciones privadas.

Durante el viaje, Dr. Halm y Dra. Winkler visitaron el campus de dos de las universidades miembros del CONARE. En la capital costarricense, conocieron la UCR, que se destaca por ser la más antigua y más grande universidad del país, y que por ello disfruta del mayor presupuesto y cuenta con más recursos para el fomento científico, tanto de proyectos de investigación como de científicos. Como tiene un perfil internacional, la UCR mantiene convenios de cooperación con más de 40 países, lo que incluyen acuerdos con 16 universidades e institutos de investigación alemanes – la mayoría de ellos dirigidos a la movilidad. Con el objetivo de incorporar nuevos conocimientos oriundos del exterior a la investigación realizada dentro de la institución, la UCR tiene un programa de posdoctorado para investigadores extranjeros que pueden permanecer en la universidad por un periodo de hasta dos años. En una reunión con la DFG el rector Dr. Henning Jensen y el vicerrector de investigación Prof. Dr. Fernando García reforzaron el interés de la UCR en estrechar y fortalecer la cooperación científica con Alemania.

En la ciudad de Cartago, la delegación visitó el TEC, institución de enseñanza e investigación dedicada a las ciencias exactas e ingenierías. Durante la visita, la vicepresidenta de investigación Profa. Dra. Paola Vega Castillo y el director de vicerrectoría de investigación Prof. Dr. Dagoberto Arias Aguilar se mostraron entusiasmados con el acercamiento de la DFG y las agencias costarricenses CONARE y CONICIT. Según sus opiniones, la cooperación efectiva entre las agencias y la posibilidad de fomento conjunto con la DFG proporcionan a los investigadores del TEC nuevas oportunidades para desarrollar sus investigaciones en proyectos de interacción.